La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.

    El nuevo libro de poesía de Gustavo Yuste los poemas tienen una apuesta más cruda, pero con la melancolía que caracteriza a sus versos; Gustavo dialoga de frente con la perdida, la ausencia y el recuerdo. Hace algunos años en una entrevista ¿o perfil intimo? Gustavo decía o se preguntaba: “¿Sería yo la misma persona si mi viejo no hubiera muerto? Es una pregunta contrafáctica y sin sentido, pero que no puedo evitar… ¿Acaso estoy hablando con él a través de la literatura? ¿Es esta la charla que nunca tuvimos, 15 años después?”

    Los poemas de El formol de la melancolía navegan en este sentido, dialogan con esa ausencia y comienzan (o tratan) de dar respuesta a eso que Gustavo intuye y nombra: “… No sé si tengo un destino fijo, no creo que sea así, pero al menos tengo una certeza: gracias a la escritura pude seguir hablando con él, a mi manera…” en este dialogo ficticio ¿Ficticio? Yuste sigue haciendo gala de ese sello que marca su obra poética, esa voz propia que surfea entre metáforas y revelaciones partiendo de pequeños detalles cotidianos para evidenciar conflictos y dilemas mucho mas complejos y profundos.

    El formol de la melancolía - Gustavo Yuste

    $8.500,00

    Ver formas de pago

    Te recomendamos mirar la sección Envíos y Retiros antes de continuar

    Calculá el costo de envío

    El nuevo libro de poesía de Gustavo Yuste los poemas tienen una apuesta más cruda, pero con la melancolía que caracteriza a sus versos; Gustavo dialoga de frente con la perdida, la ausencia y el recuerdo. Hace algunos años en una entrevista ¿o perfil intimo? Gustavo decía o se preguntaba: “¿Sería yo la misma persona si mi viejo no hubiera muerto? Es una pregunta contrafáctica y sin sentido, pero que no puedo evitar… ¿Acaso estoy hablando con él a través de la literatura? ¿Es esta la charla que nunca tuvimos, 15 años después?”

    Los poemas de El formol de la melancolía navegan en este sentido, dialogan con esa ausencia y comienzan (o tratan) de dar respuesta a eso que Gustavo intuye y nombra: “… No sé si tengo un destino fijo, no creo que sea así, pero al menos tengo una certeza: gracias a la escritura pude seguir hablando con él, a mi manera…” en este dialogo ficticio ¿Ficticio? Yuste sigue haciendo gala de ese sello que marca su obra poética, esa voz propia que surfea entre metáforas y revelaciones partiendo de pequeños detalles cotidianos para evidenciar conflictos y dilemas mucho mas complejos y profundos.

    Mi carrito